TRÁMITES HERENCIA



Para tramitar la herencia, lo primero que deben obtener es la certificación de actos de última voluntad para averiguar si la persona fallecida otorgó algún testamento durante su vida. La referida certificación se pide a la Dirección General del Registro y del Notariado, que es un organismo dependiente del Ministerio de Justicia. La citada solicitud se efectuará obligatoriamente a través del Modelo 790 que se puede descargar de la web del Ministerio u obtener gratuitamente en los siguientes lugares:

            Las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia.
Los Registros Civiles.
Y en Madrid en la Oficina Central de Atención al Ciudadano.

La solicitud no podrá presentarse hasta transcurridos 15 días hábiles desde la fecha del fallecimiento. A la misma se ha de acompañar la siguiente documentación:

  • a.- Certificado Literal de Defunción, que habrá de ser original o fotocopia compulsada, expedido por el Registro Civil correspondiente a la localidad en que la persona haya fallecido, y en el que deberá constar necesariamente el nombre de los padres del fallecido.
  • b.-Igualmente habrá de proceder al pago de la tasa, que en el año 2.011 es de 3’54 euros, que se podrá abonar acudiendo con el impreso 790 cumplimentado a una entidad financiera colaboradora con la Agencia Tributaria (prácticamente todas) para efectuar la liquidación. El pago se acreditará con la validación mecánica o firma autorizada de la entidad financiera en la copia «ejemplar para la Administración» del impreso 790 que habrá de presentar para la expedición del certificado.

Una vez conseguida la certificación, se debe solicitar copia auténtica del último testamento otorgado, si lo hay, ante el Notario autorizante o quien tenga su protocolo, y ya tendrán en su poder el título que les acredita como herederos o sucesores del fallecido y podrán efectuar la escritura de inventario, manifestación y adjudicación de herencia, para que todos los bienes derechos y acciones, al igual que las deudas, que conformaban el patrimonio del fallecido pasen a ser propiedad de los herederos en las partes que les correspondan.

Si no hubiera otorgado testamento, deberán realizar el acta de declaración de herederos «ab intestato».

Finalmente, recordar que Ley dispone que hay un plazo de 6 meses, desde la fecha de fallecimiento, para efectuar la autoliquidación del Impuesto sobre sucesiones.

Juan Carlos Arregui