TRÁFICO AUMENTARÁ LOS CONTROLES SOBRE EL USO DEL CINTURÓN DE SEGURIDAD E INFORMA QUE «NINGUNA EXCUSA JUSTIFICA ARRIESGAR UNA VIDA.»



La Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto en marcha desde este lunes, día 12 de septiembre, una campaña de control del uso del cinturón de seguridad y las ‘sillitas’ infantiles que se prolongará hasta el domingo 18 y ha advertido de que «ninguna excusa justifica» no utilizar este dispositivo y «arriesgar la vida» propia o de los niños. En los primeros ocho meses del año, de los 634 fallecidos en turismos o furgonetas, 146 no usaba cinturón (23%), 14 de ellos eran menores de 12 años.

El objetivo es convencer a los conductores de que usen este sistema de seguridad. Según la DGT, no llevar puesto el cinturón de seguridad o no proteger a los menores con los sistemas de retención adecuados a su peso, estatura y edad es «uno de los principales factores de riesgo en la carretera junto con la velocidad y conducir bajo los efectos del alcohol».

Según la DGT la utilización de cinturón reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Además, el uso de sistemas de retención reduce el riesgo de contacto con el interior del vehículo y disminuye la gravedad de las heridas, impidiendo que el ocupante salga expulsado del vehículo en caso de impacto.

Los sistemas de retención infantil (SRI) ayudan a proteger a los más pequeños cuando circulan dentro de un vehículo. Según datos de la Asociación Española de Pediatría, las lesiones por accidente de tráfico siguen siendo la primera causa de muerte en los niños mayores de 4 años, de ahí, que un sistema de retención adecuado y correctamente utilizado ofrece un nivel de protección alto.

No vale cualquier sistema de retención. En los asientos delanteros está prohibido circular con menores de doce años, salvo que utilicen dispositivos homologados al efecto. Excepcionalmente, cuando su estatura sea igual o superior a 135 centímetros, los menores de doce años podrán utilizar como tal dispositivo el propio cinturón de seguridad para adultos de que estén dotados los asientos delanteros.

Asimismo, los niños no pueden utilizar un dispositivo de retención orientado hacia atrás instalado en un asiento del pasajero protegido con un airbag frontal, a menos que haya sido desactivado.

Se ha de recordar que el Reglamento General de Circulación obliga al conductor y a los pasajeros a llevar abrochado el cinturón de seguridad o el dispositivo de retención infantil, el incumplimiento de esta norma está tipificado como infracción grave, y se sanciona a los conductores con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.

Ignasi Mas Bargay