SUCESIONES: LEGITIMA Y LEGITIMARIOS. 8ª parte



 

 

Continuamos el estudio legal de la legítima en el País Vasco, centrándonos en este artículo en el territorio histórico de Guipúzcoa y Álava.

 

I.- TERRITORIO HISTORICO DE ÁLAVA.

Recordemos que se regula la sucesión en la Ley 3/1992, de 1 de julio, del Parlamento Vasco, del Derecho Civil Foral del País Vasco (en el futuro CDFPV).

A.- Cuantía: En Álava existe libertad absoluta de testar, dado que testador podrá disponer libremente por testamento, manda o donación, a título universal o particular, apartando a sus herederos forzosos con poco o con mucho, como quisieren o por bien tuvieren (art 134.1 CDFPV).

El mentado apartamiento podrá ser expreso o tácito, individualizado o conjunto. Se considerará apartamiento tácito la preterición (olvido o no mención de los mismos) intencional y la desheredación justa o injusta. Si se realiza de manera conjunta a todos herederos forzosos comprenderá a todos los existentes en el momento del fallecimiento del causante (art. 135 CDFPV),

En el supuesto de que el heredero forzoso NO haya sido preterido intencionalmente podrá reclamar su legítima. La institución de heredero y demás disposiciones testamentarias se reducirán en cuanto perjudiquen a dicha legítima (art. 137 CDFPV).

Si la preterición (no intencional) afecta a todos los descendientes, estos tendrán derecho a la legítima larga. Cuando afecte a alguno de ellos tendrá derecho a recibir tanto como el menos favorecido de los demás legitimarios no preteridos y, como mínimo, la legítima estricta (art 138 CDFPV).

Finalmente señalar que los descendientes de otros descendientes apartados no se considerarán preteridos y sustituirán al ascendiente en el apartamiento (art. 138 CDFPV).

B.- Legitimarios: Se entenderá por herederos forzosos los descendientes, ascendientes y el cónyuge, en los casos establecidos en el Código Civil art 134.2 CDFPV).

II.-  TERRITORIO HISTÓRICO DE GUIPÚZCOA.-

Se aplican y rigen en el territorio histórico de Guipúzcoa las normas del Código Civil en cuanto a legítimas. Ahora bien, la Ley del Parlamento vasco 3/1999, de 30 de Diciembre, modifica la repetida Ley 3/1992, de 1 julio, con el fin de preservar la unidad del caserío guipuzcoano.

A.- Régimen de la transmisión mortis-causa del Caserío Guipuzcoano.

  1. a) Concepto de caserío: Se entiende por por caserío el conjunto formado por la casa destinada a vivienda y cualesquiera otras edificaciones, dependencias, terrenos y ondazilegis anejos a aquélla, así como el mobiliario, semovientes y máquinas afectos a su explotación, si fuere objeto de ésta (art 151 CDFPV).

Si el causante (fallecido) dispusiere del caserío y sus pertenecidos en favor de alguno o, en proindivisión, en favor de algunos de los herederos forzosos mencionados en los dos primeros números del artículo 807 del Código civil, se entenderá que el beneficiario o beneficiarios suceden en él con exclusión de cualesquiera otras personas. La principal singularidad del este régimen radica en que, salvo que el causante estableciere expresamente lo contrario, el valor del caserío y sus pertenecidos no se computará en el caudal que para el cálculo de las legítimas determina el artículo 818 del propio Código civil (art 154.1 y 2 CDFPV).

Ahora bien, si los adquirentes del caserío no mantienen durante seis años el destino para el que lo empleó el transmitente o solicitan la división de la comunidad, los demás legitimarios podrán exigirles el pago de una cantidad igual a la diferencia existente entre todo lo que percibieron del causante y lo que hubieran debido percibir en concepto de legítima si éste no hubiera dispuesto especialmente del caserío  (art 162.1 y 2 CDFPV).

No obstante lo anterior, el valor del caserío y sus pertenecidos deberá imputarse en la legítima que, sobre el resto del patrimonio del causante, corresponda al heredero o herederos forzosos que hayan sucedido en el mismo, a los solos efectos de procurar la satisfacción de aquélla. Sin embargo, si  los favorecidos fuesen hijos o descendientes con derecho de representación, se circunscribirá la imputación a su legítima estricta, incluida la parte que les corresponda en el tercio de mejora que no haya sido empleada en mejorar (art 154.3 y 4 CDFPV). En este caso, la porción así satisfecha incrementará proporcionalmente la cuota legitimaria de los demás herederos forzosos (art 154.5 CDFPV).

La misma regulación será de aplicación a la donación que el titular hiciere del caserío y sus pertenecidos cuando el beneficiario o beneficiarios de la misma sean alguno o algunos de los herederos forzosos mencionados en los dos primeros números del artículo 807 del Código civil, siempre que aquéllos conserven, hasta el fallecimiento del donante, el destino que el caserío tuviere al momento de la atribución y mantengan, en su caso, la indivisión (art 155.1 CDFPV). Estas donaciones NO serán colacionables, salvo si el causante hubiese dispuesto expresamente lo contrario.

 

Juan Carlos Arregui
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente