SUCESIONES: LEGITIMA Y LEGITIMARIOS. 2ª parte



sucesiones_depsa_proteccion_juridicaTras el primer artículo, en el que se examinaba, básicamente, el concepto y quienes eran los legitimarios o herederos forzosos, en este segundo vamos a estudiar  en que consiste, es decir que parte de los bienes de una herencia corresponde a los legitimarios.

En este comentario, solo haremos referencia a la legítima establecida en el Código Civil español (en adelante CC), dejando lo previsto en los distintos derechos forales para posteriores artículos, en su caso.

I.- Cuantía.- El importe de la legítima, en este supuesto, varía en función de quien sean los legitimarios, a saber:

A.- Si son los hijos y descendientes del causante (fallecido), el caso más habitual,  la  legítima son las dos terceras partes del haber hereditario (art.808 CC), siendo el tercio restante de libre disposición. Dicha legítima, a su vez, se divide dos mitades:

a) La legítima estricta: que corresponde a todos los legitimarios a partes iguales.
b) El tercio de mejora: que lo puede distribuir el testador entre los legitimarios como prefiera, beneficiando a unos y, lógicamente, empeorando a otros.

B.- Si son los padres o ascedientes, constituye la legítima la mitad del haber hereditario de los hijos y descendientes, salvo el caso en que concurrieren con el cónyuge viudo del descen-diente causante, en cuyo supuesto será de una tercera parte de la herencia (art. 809 CC).

II.- Cálculo.- Para determinar la legítima se atenderá al valor de los bienes que queda-ren a la muerte del testador, con deducción de las deudas y cargas, sin comprender entre ellas las impuestas en el testamento (art 818 CC). Es decir, el valor de los bienes inmuebles, o de cualquier otro activo que componga el haber hereditario, que se ha de tener en cuenta para calcular y fijar la legítima será el que se corresponda con el del día del fallecimiento del causante, aunque la misma se pague varios años despues y el valor de los mismos hubiera podido variar en mas o en menos. Al valor líquido de los bienes hereditarios se agregará el de las donaciones colacionables.

Juan Carlos Arregui
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente