La reforma de la Ley del Registro Civil extingue el sistema tradicional de imposición de apellidos a los recién nacidos

La reforma de la Ley del Registro Civil extingue el sistema tradicional de imposición de apellidos a los recién nacidos

En fecha 30 de junio de 2017 entró en vigor parcialmente la reforma de la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil. Dicha reforma introduce grandes cambios como es la creación de un Registro Civil único, electrónico, la desaparición del Libro de Familia, la creación de un registro individual para cada persona, etc.

Asimismo, con la entrada en vigor, de la citada reforma dejará sin efecto el sistema tradicional de imposición de apellidos, prescindiendo de la histórica prevalencia del apellido paterno.

El nuevo sistema no establece una prevalencia de ninguno de los apellidos, sino que ambos progenitores deberán ponerse de acuerdo y firmar un documento de autorización, en el que declaren poner el apellido de ella o el de él en primer lugar.

A partir de aquí, si los progenitores no se manifiestan al respecto o bien si no alcanzan acuerdo alguno, será el propio encargado del Registro Civil quien lo establezca, atendiendo, según refiere la Ley, “al interés superior del menor”. Dicho criterio se manifestará, por ejemplo, en el carácter común o no del apellido, evitar asonancias al combinar nombre y apellido, por estética, por orden alfabético o sorteo, etc.

Fdo. Maria Ferrer