Reforma del baremo de lesiones derivadas de accidentes de tráfico



El nuevo baremo de indemnizaciones mejora la protección de víctimas  de accidentes de tráfico y sus familiares

 

Se ha aprobado en sede parlamentaria, el Proyecto de Ley para la reforma del sistema de valoración de daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de tráfico, que concretamente entrará en vigor en fecha 1 de enero de 2016.

El sistema de valoración económica de las lesiones, secuelas, incapacidades y fallecimientos, derivados de un accidente de tráfico, que regía desde el pasado 1995 con sus correspondientes modificaciones anuales, cambia ahora, si no totalmente sí de forma sustancial, con la puesta en marcha de este nuevo sistema,  que ha tomado forma y se ha elaborado en los últimos meses con el acuerdo de las diferentes asociaciones de víctimas y la representación de las entidades aseguradoras.

Este nuevo baremo, entre otras modificaciones más específicas o concretas, por un lado se espera que incremente la protección de las víctimas directas y de los familiares y allegados en caso de fallecimiento, y por otro lado establece un sistema resarcitorio más ágil y adaptado a las circunstancias actuales –y futuras- de los damnificados.

Supuesto de lesiones graves y fallecimiento

En el supuesto de graves lesiones, a diferencia del sistema anterior, no solamente establece una indemnización derivada de la mayor o menor gravedad de la secuela o incapacidad, sino que indemniza también por los siempre hipotéticos y factibles gastos futuros que pueda tener el lesionado, derivados fundamentalmente de incidencias asistenciales que puedan garantizar la autonomía personal del afectado.

Se racionaliza asimismo, el sistema de cálculo del posible lucro cesante o pérdida de ganancias futuras de la víctima, valorándose en este sentido no solamente la capacidad laboral, sino también la capacidad de realizar labores no remuneradas, como pueden ser las de las amas de casa, estudiantes, menores, etc.

En casos de muerte, no solamente se establece una indemnización básica para los gastos de sepelio, sino que en líneas generales se mejora la percepción de indemnizaciones por parte de familiares y allegados, independientemente de la concurrencia o no de otros familiares; y teniendo en cuenta las nuevas estructuras sociales de las familias.

El nuevo baremo

Según los estudios detallados de las cuantías que establece el nuevo baremo, se ha llegado a la conclusión que respecto a la media del período 2005 a 2011, las indemnizaciones se modifican de media, en los siguientes porcentajes:

  • Las indemnizaciones por muerte se incrementan en un 50%.
  • Las indemnizaciones por secuelas se incrementan en un 35%.
  • Las indemnizaciones por lesiones se incrementan un 12,8%.

En todo caso, se crea también una Comisión de Seguimiento del Sistema de Valoración, para analizar el resultado de su puesta en marcha, pudiendo promover modificaciones para la mejora del mismo.

Leandro Marco Florensa