RECLAMACIÓN A UN HOTEL POR ROBO



Cuando nos alojamos en un hotel hemos de permanecer alerta al dejar nuestras cosas u objetos de valor en la habitación.
La mayoría de hoteles de 4 y 5 estrellas están dotados de cajas fuertes individuales en cada habitación y, si se trata de un establecimiento de categoría inferior, suele existir una caja fuerte central en la que podemos depositar nuestro dinero, joyas u objetos junto a los efectos de otros clientes.

¿Cuándo podemos reclamar en caso de robo? Dependerá de la situación:

a) Si se produce en el interior de la habitación y los objetos no están dentro de la caja fuerte, la reclamación contra el hotel tiene nulas posibilidades de prosperar, primero, porque será difícil demostrar que el dinero o las joyas se encontraban allí y, segundo, porque el hotel, al no cumplir el cliente con las obligaciones sobre el cuidado y vigilancia de los efectos que establece el hostelero, éste no tiene la obligación de guardia y custodia de los mismos (artículo 1783 del Código Civil). La única excepción sería que existieran pruebas suficientes de que el autor material del robo fue un empleado del Hotel.

b) Si el robo se produce estando los objetos en la caja fuerte del hotel, dentro o fuera de la habitación, podemos reclamarle con expectativas de éxito, siempre que hayamos cumplimentado, con anterioridad, una declaración de valor firmada por ambas partes en la que queden relacionados los efectos depositados en su interior.
Es habitual que, si la habitación está dotada de una caja fuerte, depositemos los objetos en ella y, siguiendo las instrucciones del mecanismo de seguridad de la caja, creemos una contraseña propia, sin informar al hotel de lo que hemos depositado, y nos vayamos tan tranquilos, pensando que todo está bajo buen recaudo. Eso es un grave error, las cajas fuertes se muestran en ocasiones más débiles de lo previsto y ponen pocas trabas al amigo de lo ajeno y, además, recordemos que el hotel no se hará responsable de la sustracción de su contenido si no tenemos registrados los efectos, por tanto, insistimos que hay que dejar constancia al hotel de lo depositado en la caja fuerte.

Además, si el valor económico de lo depositado es importante, también deberíamos conocer si el hotel tiene establecido un límite económico de responsabilidad, a partir del cual no responde del robo de cantidades superiores. En este caso el hotel tiene la obligación de avisar al cliente del importe del referido límite.

En relación a lo expuesto cabe hacer mención de la sentencia que dictó el Tribunal Supremo, el 8 de febrero del 2008, sobre un matrimonio que sufrió el robo de dinero, joyas y fichas de casino del interior de la caja fuerte de la habitación del hotel en el que se alojaban. Reclamaron una indemnización de 36.000 euros. Inicialmente, el Juzgado de Primera Instancia condenó al hotel a pagar sólo 3.005 euros, dado que ésta era la cantidad que operaba como límite de su responsabilidad. Los clientes recurrieron y la Audiencia Provincial resolvió que, al no cumplir el hotel con su deber legal de advertir previamente a los huéspedes de que su responsabilidad por el robo estaba limitada a 3.005 euros, debía pagar los 36.000€ reclamados. El Tribunal Supremo confirmó en todos sus extremos la sentencia de la Audiencia.

Ignasi Mas Bargay