¿Puedo negarme a ser Presidente de la Comunidad?

¿Puedo negarme a ser Presidente de la Comunidad?

Ser nombrado Presidente de la Comunidad de Propietarios no es un cargo que,  normalmente, haga mucha ilusión a la persona que le corresponde ejercerlo, incluso puede ser causa de conflicto en la Comunidad. Por ello, son muchas las dudas que se suscitan sobre si existe la obligación de desempeñarlo y se preguntan: «¿Puedo negarme a ser presidente de la comunidad?«

La elección del presidente de la comunidad

La Ley de Propiedad Horizontal, en su artículo 13, establece que:

“El Presidente será nombrado, entre los propietarios, por elección o subsidiariamente, mediante turno rotatorio o sorteo. El nombramiento será obligatorio, si bien, el propietario designado podrá solicitar su relevo al Juez dentro del mes siguiente a su acceso en el cargo, invocando las razones que le asistan para ello. El Juez, a través del procedimiento establecido en el Art. 17.7ª, resolverá de plano lo procedente, designando en la misma resolución al propietario que hubiera de sustituir, en su caso, al presidente en el cargo hasta que se proceda a nueva designación en el plazo que se determine en la resolución judicial.

 

Igualmente podrá acudirse al juez cuando, por cualquier causa, fuese imposible para la Junta designar presidente de la Comunidad.”

 

Cómo evitar ser presidente de la comunidad

A la vista del mencionado artículo queda claro que el desempeño de la función de Presidente, que debe ser necesariamente propietario, es obligatorio.

Únicamente hay dos opciones para evitarlo:

  1. Que la Junta de Propietarios de la Comunidad en una reunión, tras escuchar las alegaciones, decidan eximirle de ejercer de Presidente.
  2. Dentro del plazo de un mes a contar del nombramiento, se acuda al Juez a través del procedimiento de equidad, y acompañando la documentación que justifique las causas que impidan desempeñar el cargo, el Juez estime la mencionada pretensión.

Dudas frecuentes

No existe una lista de causas tasadas que puedan alegarse para eximirse del cargo de Presidente, y debe estarse a cada caso en concreto. Sin embargo, hay algunas situaciones que suelen presentar duda:

  1.  Una de las dudas más habituales es si un propietario moroso puede ejercer de Presidente, y la respuesta es afirmativa. Puede, y debe si le toca por sorteo o por turno. Sin embargo, hay que tener en cuenta la salvedad de que no tendrá derecho a voto. Ello no implica que no pueda ejercer las demás funciones que conlleva el cargo.
  2. Del mismo modo, si el Propietario es una persona jurídica, podrá ejercer de Presidente a través del representante legal de la misma.
  3. El no residir en la finca de la Comunidad, cuando se trata de segundas residencias, no es causa que exima el desempeño de Presidente.

En este último caso hay que valorar cada situación: no es lo mismo que resida en otra Comunidad Autónoma a que lo haga en el extranjero. Además, hay que valorar si hay Administrador o si es el presidente el que debe llevar todo el peso de la gestión. En el caso de que exista la figura del administrador, las funciones del Presidente quedan, a la práctica, más reducidas. En este caso, la Comunidad tendrá que ponderar si es práctico o no que el Presidente resida lejos y esté a la práctica, ausente.

Del mismo modo ocurre con otras posibles causas, como son la edad o una enfermedad. Por sí mismas no serían causas de exclusión, pero ponderando los intereses de la Comunidad y la situación personal del llamado a la Presidencia, pueden estimarse por el resto de vecinos o por el Juez. Éste lo valorará con criterios lógicos y objetivos.

 

En resumen: el cargo de Presidente es obligatorio para todos los propietarios de la Comunidad. No es sencillo intentar eludir dicha obligación, ya que queda a expensas de la voluntad del resto de vecinos o de la facultad del Juez. No desempeñarlo cuando viene obligado a ello, puede conllevar responsabilidades.

 

Fdo. Meritxell Torras Rey