PENSION DE VIUDEDAD EN CASOS DE SEPARACION O DIVORCIO



Con anterioridad al año 2007, la pensión de viudedad era concedida a los viudos o viudas, en razón a la parte proporcional que había durado el matrimonio, y ello con independencia que los viudos o viudas, estuviesen legalmente separados o divorciados, pudiendo en consecuencia ser beneficiarios/as de dicha pensión, y de forma proporcional todas y cada una de las personas que habían contraído matrimonio con la persona fallecida, en razón al tiempo que había durado cada matrimonio.

Ahora bien, la Ley 40/2007 de 4 de Diciembre, de Medidas en Materia de Seguridad Social, que ha pasado absolutamente inadvertida para un gran colectivo de personas, dispone que para ser merecedor/a o beneficiario/a de la pensión de viudedad, en los casos en que el cónyuge fallece después de haberse separado o divorciado judicialmente, el juez debe haber determinado en la Sentencia de la separación o el divorcio una pensión compensatoria para el que finalmente sobrevive, y a cargo del fallecido, único supuesto en que, repetimos, el sobreviviente puede entonces reclamar -a modo de sustitución de la pensión compensatoria-, la pensión de viudedad. Y ello a tenor de esa reforma efectuada en el año 2007, tras la plena modificación del artículo 174. 2 de la Ley de Seguridad Social.

Cabe decir de igual modo que dicha medida es retroactiva, y afecta en consecuencia a todos aquellos viudos y viudas que con anterioridad al año 2007 hallándose divorciados o separados eran beneficiarios de dicha pensión, los cuales se han visto privados de la expectativa de tal derecho, si en sus sentencias de divorcio o separación no tienen establecida ningún tipo de pensión compensatoria.

Moisés Bejarano González.