¿QUIEN DEBE PAGAR LOS HONORARIOS DE LAS AGENCIAS INMOBILIARIAS?



pago_honorarios_inmobiliarias_depsa_proteccion_juridicaSi usted ha precisado comprar o alquilar una vivienda uno de los términos de la negociación es quien paga los honorarios (comisión) de la agencia inmobiliaria que ha participado en la operación.

En el supuesto de la compra-venta de inmueble lo normal es que sea la parte vendedora quien establezca en el contrato de encargo de venta con la agencia el porcentaje de comisión que la misma va a percibir por las gestiones a realizar.

En el caso del alquiler la situación es distinta y lo usual es que sea el arrendatario quien abone los honorarios de la agencia que le ha mostrado el piso, y que acostumbran a ser de una mensualidad o el equivalente al 10% de una anualidad, sin perjuicio de otras modalidades dependiendo del tipo de vivienda o del lugar en el que se encuentre. Utilizamos los términos “usual” o “acostumbran” porque no existe regulación legal alguna que establezca quien es el obligado al abono de los mismos y ello puede generar controversia, con opiniones contrapuestas.

Por un lado se constata que quien contacta con una agencia para visitar un piso, como posible arrendatario, entiende que no ha contratado servicios de ninguna clase con tal agencia, sino que lo ha hecho la propiedad que, por comodidad o cualquier otra razón, prefiere canalizar el flujo de visitas a través de una empresa especializada, por lo que tener que abonar los honorarios a ésta parece injusto, ya que en caso de haberse concertado directamente con la propiedad la visita nada se hubiera tenido que pagar.

Por otro lado se argumenta que la participación de la agencia otorga a las partes una seguridad y profesionalidad en la operación –inserción de anuncios, seguimiento de las visitas….-que puede ahorrar problemas posteriores, y que tal actuación tiene que ser remunerada, lo que puede estar justificado si la agencia participa igualmente en el asesoramiento legal en la configuración del contrato.

No hay una solución definitiva y en muchos casos se está utilizando una fórmula mixta por la que la comisión de la agencia la abonan por mitad la propiedad y el arrendatario. En cualquier caso, lo que debería primar es la buena fe y buscar la fórmula que pueda ser satisfactoria para todas las partes intervinientes y evitar abusos que perjudiquen el objetivo final que es el arrendamiento de la vivienda.

Alex Serra Aragay
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente