Novedades en la Ley de arrendamientos urbanos

Novedades en la Ley de arrendamientos urbanos (LAU)

El Real Decreto-ley 21/2018, de 14 de diciembre, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler, modifica la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de arrendamientos urbanos (LAU), e introduce diversas modificaciones que afectan a los contratos del alquiler en los siguientes términos:

  1.  El plazo de prórroga obligatoria de los contratos de arrendamiento de vivienda se amplia, pasando de 3 a 5 años (o 7 años si el arrendador es persona jurídica).
  2.  El plazo temporal por el que se amplía el contrato una vez transcurrido el periodo de prórroga obligatoria, en el caso de que el arrendador o el arrendatario no manifiesten su voluntad de no renovarlo con una antelación de treinta días, se amplía, quedando establecida la prórroga tácita en 3 años, frente a 1 año que recogía la regulación anterior.
  3.  Las garantías adicionales a la fianza, se limitan hasta un máximo de dos mensualidades, salvo que se trate de contratos de larga duración.
  4.  Se facilita la adopción de acuerdos entre el propietario y el inquilino para la renovación o mejora de la vivienda en el transcurso de un mismo contrato de arrendamiento.
  5.  Los gastos de gestión inmobiliaria y formalización del contrato correrán a cargo del arrendador cuando este sea persona jurídica (una sociedad o empresa), salvo aquellos gastos en los que se haya incurrido por iniciativa directa del arrendatario.
  6.  Se mejora y aclara la remisión de los contratos de alquiler turístico de vivienda a la normativa sectorial turística que resulte aplicable.
  7.  Se excluyen de lo anterior las viviendas de más de 300 mo de renta superior a 5,5 veces el SMI.
  8.  Se eleva al 10% del último presupuesto la cuantía mínima del fondo de reserva en las comunidades de propietarios, fijándose un plazo de de tres años para su adaptación.
  9.  Queda exento del Impuesto sobre Actos Jurídicos los arrendamientos de vivienda cuando estos tengan el carácter de estable y permanente.

La presente regulación de la Ley de arrendamientos urbanos tiene como objetivo fomentar y dar mayor estabilidad al mercado de viviendas de alquiler, favoreciendo la permanencia en las viviendas por periodos que no sean tan breves como en la actualidad y estableciendo la vía amplia a acuerdos entre propietarios e inquilinos en el marco de una realidad  en el que el acceso a la vivienda se ha convertido en uno de los temas que causa mayor preocupación social.

 

Alex Serra Aragay
Abogado