LA TASA DE ALCOHOLEMIA



La alcoholemia debería ser una de las principales preocupaciones de los conductores, tanto por su propia seguridad, al ser una de las primeras causas de accidente en España, como por las consecuencias legales que puede acarrearle cuando da positivo en un control de alcoholemia.

Para determinar las consecuencias legales, primero hay que partir de la tasa máxima de alcoholemia que está reglamentariamente permitida, que según el articulo 20 del Reglamento General de Circulación es la siguiente:

1º.- Para conductores profesionales y conductores con menos de 2 años de carnet, la tasa es de 0,15 mg/l (en aire espirado) y de 0,30 g/l (tasa en sangre).

2º.- Para el resto de conductores la tasa máxima permitida es de 0,25 mg/l (en aire espirado) y de 0,50 g/l (tasa en sangre).

En este punto es necesario conocer que todo ciudadano tiene derecho a que se le practique la prueba de extracción sanguínea, cuando no está de acuerdo con el resultado del aparato facilitado por los agentes. Sin embargo, si el resultado de la extracción también es positivo, los gastos médicos que supone la práctica de tal prueba debe asumirlos el propio conductor que la ha solicitado. Mientras que si resulta negativo, los gastos van a cargo de la administración, archivándose además, de manera inmediata, el expediente sancionador

Hay que tener en cuenta, que el ciudadano no puede negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia, ya que ello es consitutivo de delito, según el Artículo 383 del Codigo Penal, en que dicha negación se condena con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Si el resultado de la prueba de alcoholemia es superior a la tasa permitida, pueden existir dos consecuencias según el resultado de la misma:

1º.- Que sea constitutivo de infracción administrativa

2º.- Que sea constitutivo de delito penal.

La diferencia entre infracción administrativa y delito penal y la consecuencia legal de cada uno de ellos será argumento de próximos artículos.

Fdo. Meritxell Torras Rey