LA CLÁUSULA “REBUS SIC STANTIBUS»



viviendaEsta cláusula es la solución jurídica que se da a lo largo de la vida de un contrato que establece relaciones obligatorias para las partes contratantes, cuando de repente ocurre una “extraordinaria e imprevisible” variación de las circunstancias, personales o económicas, que provoca un auténtico desequilibrio en las prestaciones estipuladas en el propio contrato. Y supone la posibilidad legal, en manos de la parte perjudicada, bien de anular el contrato, bien en su caso de poder solicitar su modificación o cumplimiento parcial, según los casos.

Según el Tribunal Supremo (Sts, 12-11-2004) “Siendo la causa la finalidad común perseguida por los contratos, cuando la misma no se mantiene durante el tiempo de la relación contractual en virtud de acontecimientos imprevisibles para las partes en el momento de su perfección, no puede sostenerse jurídicamente el entramado de derechos y obligaciones que forman su contenido so pena de autorizar enriquecimientos a todas luces injustificados”.

La jurisprudencia ha matizado reiteradamente, que esta variación de las circunstancias, para que tenga trascendencia jurídica en una posible variación de las obligaciones contractuales, tiene que tener sobretodo los caracteres de “extraordinaria e imprevisible” para las partes contratantes. No pudiendo por lo tanto aplicarse genéricamente, a la situación actual de crisis inmobiliaria, ya que ésta solamente es un riesgo inherente a cualquier actividad económica –incluida la inmobiliaria-, que podía y tenía que haberse podido prever con suficiente antelación, dadas las circunstancias económicas del mercado inmobiliario en los últimos años.

 

Tal jurisprudencia, ha venido recientemente modificándose en algunos juzgados, aunque solamente en aquellos concretos y contados casos en que el perjudicado no es un profesional del mercado inmobiliario (primera vivienda particular) y además haya podido acreditar que ha padecido la crisis actual de modo tan brusco, repentino e inesperado, que ha variado total y absolutamente su capacidad económica, impidiéndole hacer frente a la adquisición de su vivienda y por lo tanto al cumplimiento del contrato.

 

Leandro Marco Florensa

Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente