EL JUICIO DE FALTAS



Si usted es denunciado en un procedimiento de faltas o quiere interponer una denuncia o querella porque por ejemplo ha recibido insultos o amenazas de alguien, se siente coaccionado por algún vecino o le han causado alguna lesión leve, el procedimiento que se iniciará será el del juicio de faltas.

Este procedimiento es muy sencillo y bastante rápido, y se da en aquellos casos en  que se produce una lesión que está tipificada en el código penal español como sancionable, pero que no tiene la consideración de delito.

Encontramos diferentes tipos de faltas: Contra las personas, contra el patrimonio, contra los intereses generales o contra el orden público. Algunos ejemplos de faltas son las amenazas, injurias, calumnias, vejaciones, coacciones, hurtos no superiores a 400 euros, abandono de animales, por faltar al respeto a la autoridad o sus agentes, defraudaciones a hacienda, etc.

En el momento en que reciba una citación para comparecer a un juicio de faltas ya sea en calidad de denunciante/querellante o denunciado, recuerde que tiene la obligación de asistir al juzgado de instrucción o de guardia que le especifica la citación el día y la hora señalada,  bajo apercibiento de multa de hasta 2.000 euros en el caso de no comparecer.

No obstante, si es usted el denunciado y reside en otra demarcación judicial, podrá dirigir un escrito al juzgado alegando lo que estime conveniente en su defensa o apoderar a un abogado y/o procurador para que le represente y aporte en el acto de juicio las alegaciones y las pruebas necesarias.

Al acto de juicio deberá asistir con todos los medios de prueba de que intente valerse, es decir, testigos, prueba documental, informes médicos o periciales, etc.

En este tipo de juicio no es obligatoria la presencia de abogado ni de procurador, por lo que usted mismo puede realizar la función de acusación o defenderse, aunque siempre es conveniente contar con el asesoramiento de un profesional.

Mireia Bonaventura
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente