INDEMNIZACIÓN POR PERDIDA TOTAL DE VEHÍCULO



El objeto del presente artículo es orientar un poco a aquella persona que, como consecuencia de un accidente, ha sufrido la pérdida total de su vehículo, sin posibilidad de reparación, y ordenar los criterios que se aplican para restituir el daño sufrido. Lo que seguidamente explicaremos es de aplicación para aquellas reclamaciones que se pretendan articular frente al causante / responsable del daño.

En relación a los criterios de cuantificación del daño no hay unidad de respuesta entre Tribunales, existiendo diversidad de criterios dependiendo de que lo que se entienda indemnizable sea simplemente la pérdida material del bien o también el uso y utilidad que éste brindaba a su propietario.

A) El valor venal. Pretende ser el valor real de la cosa dañada, contemplada la depreciación que progresivamente ha ido sufriendo por el uso. No incluye ni la afección personal por el bien perdido ni se valora la utilidad que aquel prestaba. Lo cierto es que el valor venal no restituye ni por aproximación, el daño que sufre la víctima cuando pierde su vehículo, frustrando de manera clara el mandato que impone el artículo 1.902 del Código Civil de restituir íntegramente al perjudicado.

B) El valor de afección. Consciente la Jurisprudencia de que la indemnización a valor venal no respondía a criterios realmente reparadores, se introdujo el concepto del valor de afección. El valor de afección es el valor venal incrementado en un 25% – 30%. Con este incremento se pretende cubrir las molestias e inconveniencias que ha de padecer la persona que pierde un coche y ha de adquirir uno nuevo.

C) El valor de reposición. También conocido como indemnización total. Es la aproximación más clara al principio de la íntegra restitución y valora de un modo claro el uso que se le daba al bien perecido. El perjudicado podrá solicitar una indemnización equivalente al valor de adquisición de un vehículo de similares características al que perdió. Como vehículo de similares características se ha de entender: vehículo del mismo segmento/categoría, antigüedad y kilometraje aproximados.

En conclusión, la finalidad de la reparación que al perjudicado conceden los artículos 1.902 y concordantes del Código Civil , es la de que quede resarcido y restaurado al estado de cosas existente con anterioridad al evento dañoso, de modo que la determinación del menoscabo sufrido en el patrimonio ha de hacerse con el fin de conseguir el exacto restablecimiento de aquél, para colocarlo en el mismo estado que mantenía con anterioridad al accidente.

CARLOS GRACIAN FAJARNES