EL TS ESTABLECE DOCTRINA JURISPRUDENCIAL SOBRE EL REPARTO DE GASTOS DERIVADOS DEL RÉGIMEN DE VISITAS AL MENOR, EN CASO DE SEPARACIÓN O DIVORCIO DE LOS PADRES



 gastos-regimen-visitas-depsa_proteccion_juridicaHasta ahora, el asunto de los gastos generados por el régimen de visitas en caso de separación o divorcio suponía una cuestión poco pacífica para los tribunales españoles, y en especial para las Audiencias Provinciales, pudiendo encontrar sentencias dispares y para todos los gustos. Precisamente, y con el fin de hallar una solución casacional para esta situación, la Sala Primera del Tribunal Supremo ha dictado recientemente una sentencia, de 26 de mayo de 2014, basándose para ello en el interés del menor, amparado por los artículo 39 de la Constitución y 92 del Código Civil, y en el reparto equitativo de cargas familiares plasmado en los artículos 90 c) y 91 de este último cuerpo legal.

En efecto, a raíz de un recurso de casación interpuesto por un padre que, obligado por un traslado laboral, debía de realizar más de un millar de Kilómetros mensuales para poder visitar a su hijo, soportando en exclusiva el enorme coste que ello comportaba según el parecer de la Audiencia Provincial que resolvió en segunda instancia, ha resuelto tomar cartas en el asunto y dictar una sentencia equitativa, para lo cual establece lo siguiente: “para la determinación de quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores se habrá de estar al deseable acuerdo de las partes, en tanto no viole el interés del menor y en su defecto:

a) Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita, y el custodio lo retornará a su domicilio. Este será el sistema normal o habitual.

b) Subsidiariamente, cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial.

Estas dos soluciones se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberán conllevar una singularización de las medidas adoptables.”

Como se ve, el objetivo perseguido es el de conjugar una relación fluida entre los hijos menores y sus progenitores a la vez que un reparto equitativo de las cargas que estas situaciones comportan, estableciendo un sistema de alternativas flexibles “de forma que ambos progenitores sufraguen los costes de traslado de forma equilibrada y proporcionada a su capacidad económica, teniéndose en cuenta sus circunstancias personales, familiares, disponibilidad, flexibilidad del horario laboral, etc.”.

Añade dicha sentencia: “En la resolución recurrida, no se pondera expresamente el interés del menor y el reparto equitativo de cargas, por lo que ha de ser casada, y asumiendo esta Sala la instancia, debemos dictar fallo en el mismo sentido que la sentencia de primera instancia, a la vista de los escasos ingresos de los padres y del notable kilometraje que se ha de desarrollar pese a la escasa distancia entre los municipios, derivado ello del amplio régimen de visitas. Por tanto, debe el padre recoger al hijo en el domicilio materno y será la madre quién irá a por él al domicilio paterno cuando concluya el régimen de visitas o estancia.”

Francisco Javier Cascales
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente