El final de una relación



Cuando se ha tomado la decisión consensuada y de mutuo acuerdo de poner fin a una relación, bien sea matrimonial o de afectividad análoga al matrimonio, es muy probable que nos hallemos ante la tesitura de establecer una serie de medidas que regulen la nueva situación y sus efectos, denominándose convenio regulador el acuerdo que alcancen las partes.

Dicho convenio regulador únicamente se formalizará cuando la ruptura y sus efectos estén plenamente consensuados, adjuntándose el mismo siempre en procedimientos que se denominan de mutuo acuerdo, tanto en procesos de separación como de divorcio. En dicho convenio se establecen los pactos, cláusulas y condiciones que crean convenientes los cónyuges,  y posteriormente es aprobado por el Juez en forma de Sentencia,  efectuando al mismo un examen del convenio tanto de contenido como de legalidad. Todo ello  con el visto bueno del Ministerio Fiscal en el caso de que existan menores.

Si las partes no se ponen de acuerdo, no hay convenio, y en consecuencia todo se regula de forma contenciosa, cuyo proceso es mucho más largo y por supuesto más costoso. Así mismo, queda al arbitrio del Juzgador el establecer  las medidas que considere más oportunas, en la oportuna sentencia, tanto de divorcio como de separación, en todo lo que pueda determinarse (pensiones, regímenes de visita, guardia y custodia, etc.).

En el caso de que no exista matrimonio, y sí hijos menores, cabe la posibilidad que las partes formulen un procedimiento judicial de guardia y custodia y pensión de alimentos. El trámite es el mismo, bien si es de común acuerdo o contencioso, y lo único que no determina o establece cuando finaliza es la separación o divorcio de los cónyuges.

 

Moisés Bejarano González

Abogado

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 18 =