FALTA DE CONFORMIDAD DE LOS PRODUCTOS ADQUIRIDOS POR EL CONSUMIDOR TRAS LAS MODIFICACIONES DE MARZO 2014



Resulta aplicable para resolver los conflictos por vicios ocultos en compraventa de artículos de consumo, el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, la cual fue parcialmente modificada en marzo de 2014.

Concretamente, el artículo 114 dispone que el vendedor está obligado a entregar al consumidor y usuario, productos que sean conformes al contrato, respondiendo frente a él de cualquier falta de conformidad que exista en el momento de la entrega del producto. Ello implica, que si el producto adquirido o la instalación realizada no fuera conforme con el contrato, el consumidor puede optar entre exigir al vendedor la reparación o sustitución gratuita del mismo o la rebaja del precio.

Los plazos de responsabilidad del vendedor por las faltas de conformidad, serán de dos años desde la entrega, y de un año en productos de segunda mano. Y en principio, salvo prueba en contrario, las faltas de conformidad que se manifiesten en los seis meses posteriores a la entrega, serán directamente imputables al vendedor.

Por último, señalar que el consumidor debe informar al vendedor de que existe en el producto una falta de conformidad en el plazo de dos meses desde que tuvo conocimiento de ella, y posteriormente, tendrá tres años para poder ejercitar la acción judicial de reclamación.

 María Ferré
Abogada colaborador del Grupo Catalana Occidente