EL PROCEDIMIENTO DE “HABEAS CORPUS”



El llamado “habeas corpus” es un procedimiento legal establecido para que cualquier ciudadano no pueda verse privado de su libertad sin motivo lícito alguno o sin las correspondientes formalidades legales que cualquier detención practicada por las fuerzas de seguridad tiene obligatoriamente que cumplir.

El ejemplo, llevado al máximo de exageración, sería que un policía, con competencias legales derivadas de su cargo de agente de la autoridad para poder detener posibles delincuentes, sin explicaciones complementarias procediera a la detención de un ciudadano, simplemente “porque le viniera en gana detenerlo”. Lógicamente, tal agente podría estar cometiendo incluso un delito de detención ilegal.

En todo caso, en el supuesto de que una persona detenida, entienda que no se le han dado explicaciones razonables del motivo de su detención, o esta se ha producido en unas circunstancias o período temporal totalmente irregular (no se puede tener un ciudadano detenido por un plazo superior a las 72 horas sin ponerlo a disposición de las autoridades judiciales), tiene la capacidad legal de PLANTEAR UN HABEAS CORPUS.

El planteamiento de este procedimiento, supone que los agentes de la autoridad, una vez el detenido propone tal procedimiento, tienen que trasladar a este último inmediatamente a disposición del Juez de Guardia, quien a la mayor celeridad posible, debe estudiar la documentación y planteamiento de la detención practicada, para resolver si esta ha sido o no legalmente correcta, poniendo en libertad al detenido en este último supuesto, e instando en este caso el correspondiente expediente administrativo interno para depurar posibles responsabilidades administrativas de los agentes que irregularmente hubiesen podido efectuar la detención.

Desconocemos en la práctica el tanto por ciento de éxitos o fracasos que haya podido tener el planteamiento de este procedimiento urgente para desactivar judicialmente supuestos inconstitucionales de detenciones ilegales, pero lo que es evidente es que si bien por un lado es una garantía legal que impide precisamente que se puedan practicar detenciones sin las formalidades legales adecuadas, por otro lado su planteamiento abusivo por parte de algunos delincuentes habituales, suele terminar también generalmente en la desestimación del procedimiento por parte de los jueces de guardia, y la ratificación de que la detención era legalmente adecuada y procedente.

Leandro Marco Florensa.
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente