EL ALCOHOL EN EL ORGANISMO



El etanol o alcohol etílico es, en condiciones normales, un líquido volátil e incoloro que se encuentra presente en bebidas fermentadas y espiritosas. Y su ingesta provoca en el organismo una sintomatología comúnmente conocida como embriaguez, por la que el sujeto vive estados de euforia, mareos, somnolencia, confusión, ilusiones ópticas (visión doble), ralentización de los reflejos, falta de coordinación de movimientos, incremento de la irritabilidad y agresividad, desinhibición de los impulsos sexuales, labilidad emocional, deterioro de juicio, lenguaje inconexo, rubor facial, etc. Incluso en casos de ingesta muy elevada puede presentarse coma y la muerte.´

¿Cómo se metaboliza el etanol?
El etanol es absorbido rápidamente por la mucosa del estómago en una proporción del 30 % para después ser absorbido el 70% por el intestino delgado. Se distribuye por los tejidos siguiendo el espacio del agua corporal resultando oxidado casi por completo en el hígado a un ritmo de 15-20 mg/dl/hora, dependiendo del peso del individuo y de su hábito alcohólico.

En un artículo anterior ya se indicó que el Código Penal tipifica como delito el conducir un vehículo o ciclomotor con una tasa superior a 0,60 mg de alcohol por cada litro de aire espirado. Pero la pregunta que se plantea en el presente artículo es: ¿Cómo podemos saber hasta cuánto alcohol podemos ingerir sin rebasar los límites sancionadores, administrativo o penal? O dicho de un modo más benévolo: ¿Cómo podemos determinar aproximadamente el grado de concentración de alcohol en sangre a partir de una ingesta determinada?

Lo aconsejable es no ingerir alcohol cuando se ha de conducir, ya que la sintomatología que produce su ingesta se manifiesta desde el primer mg.

Existen diversas variables que intervienen en la concentración de etanol que estará presente en sangre. A título de ejemplo tenemos:
Grado de concentración. No todas la bebidas tienen el mismo grado alcohólico. Por consiguiente no es equivalente ingerir un vaso de vino a ingerir un vaso de ginebra.
Masa corporal / volumen de sangre. Una misma cantidad de alcohol ingerida por un hombre dará una concentración en sangre inferior a la ingerida por una mujer, ya que ésta tiene una menor cantidad de sangre.
Velocidad de la ingesta. Una ingesta pausada y dilatada en el tiempo dará una concentración de alcohol en sangre menos elevada que si la ingesta es muy rápida.
Como el alcohol pasa al torrente sanguíneo al ser absorbido por la mucosa del estómago, no será el mismo resultado si la ingesta se produce en ayunas o si ésta tiene lugar durante o después de haber comido.
Tiempo transcurrido. Como ya se ha indicado antes, el alcohol termina por ser metabolizado por el organismo siendo expulsados los residuos a través del sudor o la orina. Por lo tanto, el grado de alcohol no será el mismo justo en el momento de ingerirlo que al cabo de una hora cuando ya ha sido absorbido y pasa al torrente sanguíneo o que, después de seis horas, cuando el organismo ya lo ha metabolizado parcialmente.

Para conocer la cantidad de etanol ingerida debemos aplicar la siguiente fórmula: Etanol en gr = graduación x volumen ingerido x 0,8 / 100.
Para conocer de un modo aproximado la concentración de alcohol en sangre (teniendo en cuenta las variables antes enumeradas) la formula que se debe emplear es: Concentración etanol = etanol en gr / 60% del peso corporal.

Carlos Gracián Fajarnés