DERECHO A NUESTRO HISTORIAL CLÍNICO



elseguroproteccionjuridica_historial_BlogDepsaComienza a ser habitual escuchar de algún lesionado que se lamenta por la negativa del centro médico, en el que ha recibido un tratamiento, a facilitarle copia del historial del mismo, o de las pruebas complementarias a las que ha sido sometido. Dicha circunstancia puede generar enormes complicaciones a la parte afectada cuando trata de reclamar contra un tercero o su aseguradora por las lesiones sufridas con motivo de un accidente de cualquier índole, o incluso de agresiones. Para combatir dicho inconveniente nos podemos acoger a la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, que nos permite tener acceso y obtener dicha documentación.

En efecto, sucede en ocasiones, con más frecuencia de la deseada, que al querer recabar los informes médicos que atestiguan el alcance y duración de nuestras lesiones, al objeto de interponer una reclamación por lesiones, el centro médico que hizo el seguimiento, o aquel que realizó una prueba médica -como pueda ser RX, resonancias magnéticas, etc.- se niegue a darnos traslado de la misma alegando cualquier pretexto, aunque nos pueda parecer verosímil. Lo cierto es que, sin esa documentación, resulta imposible acreditar nuestras lesiones y, por ello, fundamentar nuestra reclamación, habida cuenta que no podremos obtener una correcta valoración del daño corporal causado. Ante esta situación, deberemos dirigir un escrito fehaciente, como pueda ser un burofax certificado y con acuse de recibo, al centro médico que se niega a darnos traslado de la citada documentación, acogiéndonos para ello a la mentada Ley 41/2002, que en su artículo 18 establece los “Derechos de acceso a la historia clínica”:

1. El paciente tiene el derecho de acceso, con las reservas señaladas en el apartado 3 de este artículo, a la documentación de la historia clínica y a obtener copia de los datos que figuran en ella. Los centros sanitarios regularán el procedimiento que garantice la observancia de estos derechos.

2. El derecho de acceso del paciente a la historia clínica puede ejercerse también por representación debidamente acreditada.

En cualquier caso, deberemos tener presente, como ya se adelantaba, la limitación a nuestro derecho que se recoge en el punto tercero del citado artículo: “El derecho al acceso del paciente a la documentación de la historia clínica no puede ejercitarse en perjuicio del derecho de terceras personas a la confidencialidad de los datos que constan en ella recogidos en interés terapéutico del paciente, ni en perjuicio del derecho de los profesionales participantes en su elaboración, los cuales pueden oponer al derecho de acceso la reserva de sus anotaciones subjetivas”.

Finalmente, y al respecto de la emisión de certificados médicos, deberemos tener en cuenta el Artículo 22 que dice lo siguiente: Todo paciente o usuario tiene derecho a que se le faciliten los certificados acreditativos de su estado de salud. Estos serán gratuitos cuando así lo establezca una disposición legal o reglamentaria”.

                                                                                           Francisco Javier Cascales
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente