DEDUCCION POR INVERSION EN VIVIENDA HABITUAL 2.011



Para que una vivienda pueda ser considerada habitual, a efectos fiscales, la misma debe constituir la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, tres años.

Igualmente, se debe tener en cuenta que para que la vivienda constituya la residencia habitual del contribuyente debe ser habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el mismo, en un plazo máximo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras.

En cuanto a la deducción fiscal, sólo podrán disfrutar de la misma los contribuyentes cuya base imponible sea inferior a 24.107’20 euros anuales. Siendo el importe deducible, el 7’5% de las cantidades satisfechas por la adquisición o rehabilitación de la vivienda. Ahora bien, las cuantías máximas que se pueden invertir, cada ejercicio, con objeto de gozar de la referida deducción, y que servirán de base a esta deducción, son las siguientes:

          a.- 9.040 euros anuales, cuando la base imponible sea igual o inferior a 17.707’20 euros anuales. Por tanto, la deducción máxima será de 678 euros (el 7’5% de los 9.040 ).

          b.- 9.040 euros menos el resultado de multiplicar por 1,4125 la diferencia entre la base imponible y 17.707’20 euros anuales, cuando la base imponible esté comprendida entre 17.707’20 y 24.107’20 euros anuales.

En los supuestos de nulidad matrimonial, divorcio o separación judicial, el contribuyente cuya base imponible sea inferior a 24.107’20 euros anuales podrá seguir practicando esta deducción por las cantidades satisfechas en el período impositivo para la adquisición de la que fue durante la vigencia del matrimonio su vivienda habitual, siempre que continúe teniendo esta condición para los hijos comunes y el progenitor en cuya compañía queden.

Por último, señalar que cuando se adquiera una vivienda habitual, habiendo disfrutado de la deducción por adquisición de otras viviendas habituales anteriores, no se podrá practicar deducción por la adquisición o rehabilitación de la nueva, en tanto las cantidades invertidas en la misma no superen las invertidas en las anteriores.

Juan Carlos Arregui Laborda.