EL CÓNYUGE EXTRACOMUNITARIO TRAS LA DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO



conyuje_extracomunitario_depsa_proteccion_juridica.jpgLa disolución de un matrimonio entre un extranjero no comunitario y un español o de un ciudadano de la Unión Europea, conlleva determinadas consecuencias; entre ellas la posible pérdida de la residencia legal en España, para el extranjero que tuviera concedido un permiso como “familiar de ciudadano comunitario”.

Por ello, tras obtener la Sentencia de divorcio o nulidad matrimonial, el extranjero tiene la obligación de iniciar inmediatamente un procedimiento para modificar su tarjeta de residencia comunitaria que obtuvo por razón de matrimonio, al régimen general, independientemente de la fecha de caducidad de la misma. Es decir, no hay que esperar a realizar la modificación de la autorización de residencia, al vencimiento de vigencia de la tarjeta, sino que hay que modificarla inmediatamente se disponga de Sentencia.

En el supuesto que al extranjero se le pase el plazo para solicitar la modificación de la tarjeta de residencia, deberá volver a obtener la residencia de cero, por ejemplo, iniciando una solicitud de residencia por arraigo social.

Ahora bien, el artículo 9 del Real Decreto 240/2007, de 16 de febrero, tras la modificación introducida por el Real Decreto 1710/2011, de 18 de noviembre, regula una serie de supuestos en los que el familiar extracomunitario tiene derecho a permanecer en régimen comunitario.

Maria Ferré
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente