CIRCULAR DEMASIADO RAPIDO.



Todo el mundo conoce que está prohibido circular con un vehículo superando los límites de velocidad establecidos y que ello comporta una sanción. Sanción económica, cuya cuantía varía dependiendo del exceso de velocidad imputado y detracción de puntos del carnet, que igualmente se gradúa dependiendo del exceso de velocidad imputado.

Lo que no todo el mundo conoce es que un conductor veloz puede terminar su viaje compareciendo ante un Juez como reo de un delito contra la seguridad del tráfico. Dicho de otro modo, cuando el exceso de velocidad excede determinados límites establecidos entra en vigor la norma sancionadora penal.

El artículo que nos interesa en este caso es el 379 del Código Penal. Dicho precepto establece que quien conduzca un vehículo a motor o ciclomotor a velocidad superando la permitida en 60 Km/h en vía urbana o en 80 Km/h en vía interurbana, será castigado con pena de prisión de 3 a seis meses o con la de multa de seis a doce meses y en todo caso con la suspensión del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotor de uno y hasta cuatro años.

Lo primero que se debe subrayar es la alusión a la limitación “reglamentariamente establecida” y que hace referencia a la limitación genérica de la vía por la que se circula. A título de ejemplo: 50 Km/h en ciudad y 120 Km/h en autopista. Siguiendo con estos ejemplos incurriría en el tipo penal del artículo 379 CP el que circulara por ciudad a una velocidad superior a 90 Km/h (limite genérico 50Km/h) y a 200 Km/h por autopista (límite genérico 120 Km/h).

La primera consecuencia jurídica que percibirá la persona que sea condenada por infringir lo previsto en el artículo 379 CP, es que por lo menos estará privada del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un año y un día (límite inferior de la pena). Cito la privación del permiso de conducir en primer lugar porque es el efecto que más puede incidir ordinariamente en el quehacer cotidiano.

La privación de libertad, como no supera el límite legal previsto no tiene un cumplimiento efectivo en caso de que estemos hablando de un primer delito.

En cuanto a la pena de multa, que es alternativa a la de privación de libertad, será tratada en un próximo artículo ya que resulta conveniente explicar con más extensión el sistema de la multa con cuota día establecido en el código penal, así como las consecuencias que se pueden derivar de su impago.

Carlos Gracián Fajarnés