DEVOLUCIÓN DEL CÉNTIMO SANITARIO



centimo-sanitario-depsa-proteccion-juridicaEn los últimos días ha cobrado protagonismo en los distintos medios de comunicación el titular que hace referencia al Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH), más conocido como el CÉNTIMO SANITARIO.

¿Qué es el céntimo sanitario? Con dicha denominación se instauró en enero de 2002 un impuesto indirecto estatal que se cedió a las CC.AA. y cuya recaudación afectaba a los gastos de sanidad y actuaciones medioambientales.

Como en todo impuesto se contemplaba un tipo impositivo, pero en este caso se componía de la suma de dos tipos, es decir uno de carácter estatal y otro de carácter autonómico.

Se estableció que el estatal sería de 24 euros por cada 1.000 litros; mientras, el tipo autonómico vendría determinado por las distintas Comunidades Autónomas.

La aplicación del mismo suscitó ciertas controversias y una empresa de transporte procedió a presentar una reclamación ante instancias europeas.

El resultado final ha sido que la Comisión Europea ha entendido que el citado impuesto no es compatible con el Derecho Comunitario argumentando que el mismo no persigue una finalidad diferente de la presupuestaria y que su objetivo es dotar a la Comunidad Autónoma de medios para generar ingresos fiscales, ya que la recaudación se destina a financiar conceptos genéricos como sanidad o protección del medio ambiente, por lo que el mismo se puede obtener con otro tipo de impuesto especial, y como consecuencia de ello se deberá proceder a la devolución.

¿Qué se debe hacer para la devolución? La Ley General Tributaria legitima al obligado tributario que hubiese soportado indebidamente cuotas repercutidas del IVMDH presentar la solicitud de rectificación de la autoliquidación en la que se realizó el ingreso indebido, y como consecuencia de ello, a obtener la devolución de las cuotas del IVMDH cuya repercusión soportó de forma indebida.

Para poder tener un resultado satisfactorio se deberá aportar las facturas o documentos donde conste la repercusión del citado impuesto, es decir la cuota que se ha generado por el mismo y que ha sido ingresada en la agencia tributaria.

Realizada la solicitud se generar la pertinente resolución, que si resulta favorable, determinará el importe y los intereses de demora devengados mediante liquidación provisional, o en caso de no serlo, cabrán los correspondientes recursos o reclamaciones en vía administrativa.

Tal como ha señalado el representante del Ejecutivo, la agencia tributaria será muy estricta en el proceso de devolución de tales cantidades para evitar fraudes, por lo que será necesario que toda la documentación que se aporte responda a los importes abonados para evitar retrasos por comprobaciones o desestimaciones a las pretensiones efectuadas.

Alex Serra Aragay
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente