2017, un año de cambios en la normativa para los sistemas de retención infantiles destinados al automóvil



Como sabemos, y la Dirección General de Tráfico nos recuerda, es obligatorio hacer uso de los sistemas de retención mientras circulamos a bordo de un automóvil, pues de ello depende, en gran medida, que podamos salvar nuestras vidas en caso de un accidente. No en vano,  usando el cinturón de seguridad, cada año se podrían salvar en la Unión Europea del orden de 7.000 personas, según datos de la Dirección General de Tráfico.

Aún mayor debe ser nuestro celo en el cumplimiento de tal norma en lo que concierne a la seguridad de nuestros hijos de corta edad que puedan viajar con nosotros. Es por ello que, cuando su altura es inferior a 135 cm, también ellos deben viajar con su propio sistema de retención adecuado (homologado) a su talla y peso, si bien, además, deberán viajar obligatoriamente en los asientos traseros, excepto en aquellos casos en los que el automóvil no disponga de ellos, se hallen ocupados por otros menores de idénticas condiciones, o no sea posible instalar en dichos asientos todos los sistemas de retención infantil. Solo si nos encontrásemos en alguno de estos tres casos, el menor podrá viajar en el asiento delantero con su sistema de retención propio.

Pues bien, hasta ahora, dichos sistemas debían respetar necesariamente el Reglamento Europeo ECE R-44/04, el cual viene a ser actualizado este año a través de la entrada en vigor de la segunda fase del Reglamento  ECE R-129 (i-Size), que desde 2013 y hasta la fecha regulaba las sillas infantiles desde el recién nacido hasta los 105 cm de altura, y que durante los próximos años regulará, en paralelo con el anterior, cualquier aspecto relacionado con dichos sistemas de retención infantiles.

Los cambios en la normativa más significativos, que entrarán en vigor a partir de este verano son los siguientes:

  • Se prescinde de la clasificación en función de grupos 0/0+/I/II/III (y sus correspondientes intervalos de peso) y cada asiento solo indicará la talla (estatura) y peso máximo de los niños que puedan usarla.
  • El sistema ISOFIX ya no será de uso obligatorio y pasará a ser opcional para las sillas destinadas a niños que midan de 100 a 150 cm.
  • Se garantiza que todos los asientos orientados hacia atrás puedan ser utilizados, al menos, hasta los 15 meses de edad, y ello a fin de fomentar el uso de asientos infantiles orientados hacia atrás, más segura para los niños que viajar mirando hacia adelante.
  • Se trata de universalizar las dimensiones de los asientos de los automóviles y la adecuación a ellos de los sistemas de retención infantil (mediante la creación de la talla única (o “talla-i”), de modo que un asiento que haya sido homologado según esta norma “talla-i” pueda ser usado en cualquier plaza de “talla-i” de los vehículos, a diferencia de la actual normativa ECE R44/04, en la que conviven diferentes tipos de asientos.
  • Otra novedad importante es que los elevadores sin respaldo sólo podrán ser utilizados por niños de más de 125cm y, a partir de 2017 ya no se podrán vender sin respaldo.

Por último, recordarles que, de las infracciones en materia de sistemas de retención para nuestros hijos menores, seremos nosotros responsables como conductores del vehículo.

Francisco Javier Cascales de Águeda

Abogado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =