LA CUSTODIA COMPARTIDA GANA TERRENO



En España se está imponiendo el modelo de custodia compartida, siguiendo el camino abierto en diversos países europeos como Suecia, Italia o Francia; al considerarse el régimen más beneficioso para el menor y que los padres se ocupen en igualdad de condiciones del crecimiento personal y educación de sus hijos.

Hasta ahora, el modelo tradicional en España había sido la atribución de la guarda y custodia en exclusiva a uno de los progenitores, habitualmente a la madre. Por ello, en la práctica se dará la aprobación de la guarda y custodia compartida cuando lo soliciten ambos padres, quedando a discreción judicial – decidirá el juez según lo que él considere- cuando sea solicitada únicamente por una de las partes. 

Ahora la nueva Ley del Divorcio (Ley 15/2005) modifica el Código civil, que en su nuevo art. 92.5, nos indica que «Se acordará el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de convenio regulador o cuando ambos lleguen a este acuerdo en el transcurso del procedimiento. El Juez, al acordar la guarda conjunta y tras fundamentar su resolución, adoptará las cautelas procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos».

La Ley del Libro Segundo del Código Civil catalán relativo al derecho de familia, en vigor desde el día 1 de enero de 2011, prevé cambios como que la custodia compartida de los hijos tras una separación será otorgada de forma preferente en Cataluña pero no por defecto, como por ejemplo sí que se prevé en la ley aprobada en la comunidad de Aragón, y si no hay un acuerdo entre los progenitores, será el juez quien decida cuál de los dos asume la «guarda» de los hijos menores.

Cuando las parejas con hijos se divorcien o separen estarán obligadas a presentar ante el juez un «plan de parentalidad» en el que figuren las propuestas de cada progenitor sobre la custodia de los hijos y su participación en la crianza y educación.

Cuando no existe acuerdo, la aplicación de esta nueva normativa la sintetizan los jueces españoles, con el criterio de aplicar la custodia compartida siempre que se den los siguientes requisitos:

          1.- Considerar que es el régimen más beneficioso para el menor y que a éste no se le causa ningún perjuicio en base a la Declaración Universal y Convención Europea de Derechos del Niño.

          2.- Que ambos padres sean aptos y no haya ninguna causa que le impida ejercerla.

          3.- Que los padres tengan domicilios cercanos.

          4.- Se estudiará quién se ocupaba de los menores con anterioridad a la ruptura sentimental, horario y actividades de los progenitores, etc.

En conclusión, creemos que este modelo permite una mayor relación de los hijos con sus padres, fomentando la normalidad en las relaciones familiares.

Mireia Bonaventura Caparrós