Ley / Menu principal

REGISTROS DE MOROSOS: ¿PUEDO RECLAMAR SI NO ES CIERTO?

Según se establece en el artículo 29 de la Ley Orgánica de Protección de Datos, para que un acreedor pueda ceder nuestros datos a un Registro de Morosos son requisitos imprescindibles:

 – La existencia previa de una deuda vencida, exigible e impagada.

 – El requerimiento previo de pago al deudor.

Que el acreedor se asegure de que concurren todos esos requisitos en el momento de notificar los datos del deudor al responsable del Registro de Morosos.

– Si el dato cedido por el acreedor resultase inexacto, deberá comunicar al responsable del registro su modificación, rectificación o cancelación.

– El responsable del fichero deberá proceder a la cancelación cautelar del dato, cuando el deudor aporte prueba documental suficiente, que desvirtúe lo expuesto.

La característica más sobresaliente de este tipo de ficheros es que no se exige el consentimiento del afectado para registrar sus datos.

Los principales Registros de Morosos que hay en España son ASNEF, EXPERIAN/ BADEXCUG,  RAI y  CIRBE.

El Tribunal Supremo (sentencia Nº: 284/2009 de 24/04/2009), dictamina que incluir a una persona en un registro de morosos sin serlo, genera un daño que debe ser indemnizado. Si además, fruto de esa inclusión, se deniegan operaciones o se cierran líneas de crédito se deberá indemnizar también por ese perjuicio

Las entidades financieras que son, junto a las empresas de telecomunicaciones, quienes en mayor medida nutren a estos Registros de Morosos, se han defendido aduciendo que  cumplen una función social y que el hecho de estar incluido en uno de esos registros, aunque fuera irregular,  no genera derecho a indemnización.

Esta cuestión ha sido resuelta por parte del Supremo que  ha manifestado: “la inclusión en un registro de morosos, erróneamente, sin que concurra veracidad, es una intromisión ilegítima en el derecho al honor, por cuanto lesiona la dignidad de la persona y menoscaba su fama y a su propia estimación […]. Y es intrascendente el que el Registro haya sido o no consultado por terceras personas, ya que basta la posibilidad de conocimiento por un público y  que esta falsa morosidad haya salido de la esfera interna del conocimiento de los supuestos acreedor y deudor, para pasar a ser de proyección pública. Sí, además, es conocido por terceros y provoca  consecuencias económicas (como la negación de un préstamo hipotecario o personal) sería indemnizable”.

¿Qué hacer si hemos sido incluidos en un Registro de Morosos?

Deberíamos remitir una carta certificada con acuse de recibo a dicho Registro, solicitando la cancelación inmediata de nuestros datos, acompañando fotocopia del DNI y  documentación que acredite los motivos por los que no somos morosos. El Registro de Morosos se dirigirá a la entidad que solicitó nuestra inclusión para que confirme si se cancelan o nos mantienen en la lista. Si nos comunican que no se cancelan, deberemos presentar demanda civil contra la empresa que nos considera morosos y la del Registro.

Ignasi Mas Bargay
Abogado colaborador del Grupo Catalana Occidente